Movimiento Tupamaro plantea purga de contrarevolucionarios en Pdvsa




El Movimiento Revolucionario Tupamaro (MRT) respaldó la iniciativa del Gobierno Bolivariano que encabeza Nicolás Maduro Moros de nombrar una nueva junta directiva de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), en función de sanear la corrupción que en ella se pudo haber incubado, y plantean la necesidad de realizar una purga de contrarrevolucionarios insertos en la industria.

Mediante nota de prensa de esta organización del Gran Polo Patriótico manifestaron un “total apoyo al camarada Nicolás Maduro por el proceso de reestructuración iniciado en PDVSA, sin embargo, creemos que no debe limitarse a la sustitución de la plantilla gerencial, sino que en lo inmediato hay que hacer una purga total de todos los contrarrevolucionarios que operan como espías industriales al servicio de las grandes trasnacionales”.

“De igual manera, consideramos que nuestra industria petrolera debe ser sometida a un profundo proceso de reingeniería, adecuando su funcionamiento a las necesidades reales del pueblo que hoy requiere una sólida industria, donde no impere ni el burocratismo ni la corrupción”, afirma el comunicado.

Según la directiva del MRT “en tiempos de revolución, no podemos conformarnos con el hecho de que PDVSA sea el principal garante del desarrollo económico del país, sino que debe constituirse en un modelo de desarrollo político, económico y social de la sociedad que queremos construir”.

En otro párrafo destacan que “si bien, el año 2016 fue de dura resistencia, el 2017 debe ser el año de la contraofensiva popular con el gobierno revolucionario a la cabeza demoliendo la cultura de la violencia implementada por el fascismo, golpeando todos y cada uno de los mecanismos que dieron origen y fuerza a la guerra económica”.

Asimismo recomiendan apuntalar con firmeza y determinación el desarrollo de los CLAP como instrumento para la distribución de insumos en manos del pueblo, pero sobre todo para el rescate de la cultura del trabajo, a través de la producción popular.

Finalmente recordaron que estas medidas son necesarias tomando en cuenta que “desde diciembre de 1999, la oligarquía ha desatado en componenda con la CTV, FEDECÁMARAS, medios de comunicación, parte de la cúpula eclesiástica y partidos del estatus una agresión permanente contra la clase trabajadora y el pueblo en general. Desarrollan una ofensiva simultánea en el terreno ideológico, parlamentario, judicial, terrorista, sin importarles violentar la legalidad”.